dsfsd

Érase una vez un hombre que poseía un diamante de un valor incalculable. Había heredado…

Viendo a una mujer que lloraba, un creyente le preguntó si podía ayudarle en algo.…