dsfsd

—¡Señor, te bendigo porque me permitiste ser un leproso! La enfermera, extrañada, le protestó: —Pero…¿cómo…

Cuando Arthur Ashe, el legendario jugador estadounidense de tenis, estaba muriendo de SIDA del que…

Alberto adquirió el compromiso de ser el encargado en su pueblo de pararse cada noche…