Welcome to Comunidad 100% Cristiana

Autor Tema: El Pecado y La Hipocresía en una iglesia Parte 1  (Leído 1040 veces)

0 Usuarios y 1 Visitante están viendo este tema.

Sábado 09 de Jul, 2016, 13:45:59 pm
  • Esforzado y Valiente
  • ****
  • Mensajes: 177
  • Reputation: +4/-0
  • Sexo: Masculino
  • "Que Cristo Brille en Vuestros Corazones"
    • MOVIMIENTO MISIONERO MUNDIAL
    • Email
ESTUDIO:
"El Pecado y La Hipocresía en una iglesia" Parte 1

Las personas rehúsan convertirsen en miembros de una iglesia sobre la base de que "hay demasiados hipócritas en la iglesia".

Estas personas de obstáculo en una iglesia, parecen sentir que, puesto que otros han sido culpables de pecado, ellos mismos no necesitan el arrepentimiento y que no deben ser reprendidos por los pecados que cometan. Algunas veces miembros sinceros, trabajadores fuertes de la iglesia se desaniman tanto por los miembros pecadores e indiferentes, que ellos mismos son tentados a desistir.

Todos nosotros necesitamos estar interesados acerca del pecado en las vidas de los miembros de la iglesia. ¿Qué dice la Biblia acerca de estas personas? ¿Cuál es su condición y que consejo deberíamos darles?
Pero también debemos considerar a las personas que están tan interesadas por los pecados de otros que ellos mismos llegan a ser culpables de pecado. ¿Qué dice la Biblia acerca de estas personas? ¿Cuál es su condición, y que consejo deberíamos darles?

A veces los miembros de la iglesia son culpables de pecado e hipocresía. ¿Qué dice la Biblia acerca de esto?
A. Dios Requiere Dedicación, Servicio Obediente
Santiago 1:21-27 - La religión verdadera no es simplemente venir a los servicios, escuchar la palabra, y pensar que somos religiosos. Por sí misma, es una religión vana. Debemos ser hacedores de la palabra, quitando lo malo de nuestras vidas, guardándonos sin mancha del mundo, refrenando nuestra lengua, y sirviendo activamente a otras personas.

No es suficiente simplemente declarar la dedicación a Dios, debemos vivirlo. Nunca debemos intentar excusar o tolerar nuestros pecados o estar contentos por continuar en la práctica de ellos. Debemos ser "firmes y constantes, creciendo en la obra del Señor" (1 Cor. 15:58). ¿Muestra tu vida que eres un Cristiano consagrado?

B. Dios Reprende y Condena la Hipocresía
Mateo 15:7-8 - Las personas que dicen con sus labios que honran a Dios, pero no tienen esa intención en sus corazones, son hipócritas. ¿Está usted incluido en este número?

Mateo 6:1-2,5,16 - Hipócritas son las personas que pasan a través de rituales de adoración y servicio, pero su propósito no es dar honor a Dios, sino recibir el honor para sí mismos y satisfacer los deseos de otros. ¿Describe esto su servicio a Dios?

C. Dios Requiere un Buen Ejemplo
Tito 2:7-8 - Debemos ser buenos ejemplos en todas las áreas de la vida. Algunas veces rechazamos acusaciones contra nosotros porque las personas que las hacen no son Cristianos. Pero ni aún debemos dar a estas personas base para hablar mal de nosotros.

Romanos 2:21-24 - Debemos practicar lo que predicamos. Fallar en hacerlo así es pecado, pero esto también deshonra a Dios y lleva a las personas a apartarse de El. Nótese que Dios reprende firmemente a aquellos que declaran ser Sus hijos, pero por sus pecados impiden que otros le sirvan.

Debemos estar interesados acerca del efecto que nuestras vidas tienen en los demás. Nuestra vida debe resplandecer con buenas obras para que otros las vean y sean llevados a glorificar a Dios -- no a rechazarle (Mat. 5:16). ¿Habrán personas que rehúsen convertirse en Cristianos o que apostaten de Dios porque fueron rechazados por sus pecados? ¿Hay miembros cuyo trabajo por el Señor es estorbado porque su indiferencia pecaminosa los ha desanimado? Si es así, esté seguro que Dios no lo tendrá libre de culpa.

D. Dios Perdonara Si Usted Se Arrepiente
1 Juan 1:9 - El es fiel y justo para perdonarnos y limpiarnos si confesamos nuestros pecados.

La palabra de Dios contiene un mensaje real para los miembros de la iglesia que pecan. Ese mensaje es que necesitamos "limpiar nuestros actos". No debemos excusarnos de cualquier pecado en nuestras vidas ni continuar practicándolo. No debemos permitir que nuestras vidas se conviertan en un impedimento para que otros sirvan a Dios. Si hemos sido culpables de tales cosas en el pasado, Dios está deseando perdonarle, pero debemos arrepentirnos, hacer las cosas correctas con Dios, y cambiar nuestras vidas.

Continua....
"Porque Nada Hay Imposible Para Dios"
                                            Lucas 1:37
Q.D.L.B