Welcome to Comunidad 100% Cristiana

Autor Tema: Historia de los Adventistas; origen  (Leído 2010 veces)

0 Usuarios y 1 Visitante están viendo este tema.

Viernes 08 de Nov, 2013, 08:13:54 am
  • Usuario Honorable
  • *
  • Mensajes: 7,207
  • Reputation: +202/-0
  • Sexo: Femenino
  • ymabel
    • Email
Historia

En la primera mitad del siglo 19, o sea los años en los mil ochocientos, surgió en las Islas Británicas y en Europa un avivamiento cuyo énfasis estaba en el retorno de Cristo.

No pasó mucho tiempo sin que las interpretaciones proféticas de la 2da. Venida del Señor llegaran a los Norteamérica y penetraran los círculos teológicos en América.

Estas interpretaciones estaban basadas mayormente en los libros de Apocalipsis y Daniel, y aunque nos parezca mentira a nosotros hoy en día, eran publicadas en la prensa de la época.

En el siglo XIX, conceptos tales como "las setenta semanas de Daniel", "los 2300 días", "la abominación desoladora", "las bodas del Cordero", etc., eran conceptos que se manejaban con soltura en las primeras páginas de los periódicos y en la conversación de la gente.

Hoy en día son desconocidos para el 98% de la población, y aún para una gran masa dentro del cristianismo, que hace gala de una ignorancia monumental con respecto al tema de la Segunda Venida de Cristo y del escenario apocalíptico.

Es increíble como en sólo 150 años, el fundamento religioso y moral de una nación puede caer a niveles tan lamentables.

Ahora, estas predicciones proféticas de la época, ¿en qué consistían?

Vayamos a Daniel, capítulo 8, y en particular al vers. 14 - tengo que llevarlos necesariamente allí si queremos entender el inicio de la iglesia adventista. Este versículo es fundamental para explicar cómo se fundó la denominación.

En el capítulo 8 del libro de Daniel (escrito en el siglo 6to. AC), a Daniel le es dada una visión donde se le muestra que el imperio babilónico del momento sería derrotado por el imperio medo-persa, y que este imperio medo-persa a su vez llegaría a su fin derrotado por el imperio de los griegos. Se trata de Dios revelando la historia a Daniel años antes de que ocurriera.

La derrota de los medo-persas ocurrió cuando los griegos al mando de Alejandro el magno conquistan el mundo. La visión muestra que estando este imperio griego en su mayor fuerza (en pleno apogeo), la cabeza del imperio iba a ser "quebrada", y de ese imperio surgirían cuatro reinos de menor territorio.

Esto ocurrió en la historia cuando Alejandro Magno muere (323 AC) a los 33 años de edad, junto al Eufrates, borracho, enfermo, y lamentando que ya no había más tierras que conquistar.

Sus cuatro generales dividen el imperio en cuatro zonas. Uno de estos generales fue Seleuco (zona de Siria). Años más tarde, su octavo sucesor fue Antíoco IV o Antíoco Epífanes, un lunático que pretendió conquistar el mundo pero sus tropas fueron detenidas por los romanos en Egipto. No pudo avanzar hacia el oeste y en su frustración vuelve y descarga su furia contra los judíos.

Toma Jerusalén y trata de abolir la religión judía por completo. Prohibió la lectura de la Escritura, la observancia del sábado y la circuncisión. Intentó implantar la religión de los dioses griegos, Zeus y compañia. Mató 80.000 judíos en el proceso, 40.000 más fueron vendidos como esclavos. Cometió la peor afrenta para un judío, sacrificó un cerdo en el templo y esparció su sangre prácticamente por todo el lugar. Dedicó el templo de Jerusalén a su dios personal, Jupiter Olympus.

Mancilló a los sacerdotes (los hizo competir en una especie de juegos olímpicos (desnudos) - de ahí se le llama a esto la prevaricación o abominación desoladora.

Antíoco Epífanes - el pequeño cuerno del capítulo 8 de Daniel (no confundir con el cuerno de Daniel 7:8), el anticristo de la tribulación venidera. Antíoco fue un tipo de anticristo - un adelanto, una sinopsis, una representación a menor escala de lo que será el anticristo de los últimos tiempos.

En el v. 13 encontramos que un ángel pregunta a otro en la visión, "¿Hasta cuando durará esta situación?", en otras palabras, ¿hasta cuándo serán pisoteados los judíos?

La respuesta está en el v. 14:

"Hasta 2300 tardes y mañanas; luego el santuario será purificado".

Ellen White, principal fundadora de los adventistas, escribió sobre este versículo: "La Escritura que por encima de todas las otras ha sido el fundamento y el pilar central de la fe adventista fue la declaración,"Hasta 2300 tardes y mañanas; luego el santuario será purificado."

¿Qué quería decir esto? La interpretación clásica de esto es que 2300 días es un período de tiempo que se extiende entre el momento que los judíos son conquistados por Antíoco (171 BC) hasta que son liberados, período que culmina con la revolución de Judas Macabeo en el 165 BC.

Antíoco es derrotado, se vuelve a Siria. El templo es rededicado a Dios, o sea lo que el v. 14 dice se cumple, "El santuario será purificado" - y de ahí en adelante, los judíos celebran todos los años (alrededor de la época de navidad), la fiesta que se conoce como la dedicación del templo, Hannuka (Festival de las Luces, fiesta de la Dedicación) -nuestro Señor concurría a esta fiesta (Juan 10).

Bien, hemos visto la correcta interpretación de Daniel 8:14.Pero, ¿cuáles eran las interpretaciones que se manejaban en el siglo 19?

Bueno, los 2300 días de Daniel 8:14 eran considerados como si fueran 2300 años, y el santuario de que habla el versículo como si fuera la tierra, y poniendo en la licuadora la visión del capítulo 9, conocida como las 70 semanas de Daniel (que es completamente diferente y que fue dada en otro tiempo y no tiene nada que ver con la del cap. 8), y comenzando a contar desde el año 457 BC, el retorno oficial de Esdras a Jerusalén, muchos estudiantes de la Biblia de varias denominaciones llegaron a la conclusión de que Jesucristo volvería a la tierra en el año 1843.

Para ello tuvieron que suponer que ambas profecías, cap. 8 y cap. 9, tuvieron el mismo día de partida. Uno de estos estudiantes fue el ministro bautista William Miller, residente de Nueva York, que comenzó a enseñar esto 25 años antes (en 1818).

Cuando Jesucristo no regresó en 1843, Miller revisó sus cálculos y surgió con una nueva fecha, Octubre 22 de 1844.

Uds. no tienen que ser genios o super eruditos en la Palabra de Dios para darse cuenta de que Miller y sus seguidores estaban en total desobediencia, en rebeldía contra Dios, cuando fijaron fechas.

"Pero del día y la hora nadie sabe, ni aún los ángeles de los cielos, sino solo mi Padre". Mat 24:36
"Velad pues, porque no sabéis a que hora ha de venir vuestro señor" .- Mat 24:42
"Por tanto, también vosotros estad preparados, porque el Hijo del Hombre vendrá a la hora que no pensáis" .- Mat. 24:44
"No os toca a vosotros saber los tiempos y las sazones, que el Padre puso en su sola potestad" .- Hch. 1:7

Estas advertencias deben ser más que suficiente para no caer en lo que cayeron Miller y sus seguidores. Cuando alguien les da una fecha, de lo único de que uds. pueden estar seguros es que en esa fecha Jesucristo no va venir. ¿Por qué? Porque la Biblia dice que del día y la hora nadie sabe, y estén seguros de que Dios respeta su palabra.

Bueno, yo no sé el día pero sé la hora. El Señor vendrá a las 2 de la tarde. No me miren así, tengo razón. En algún lugar del planeta serán las dos de la tarde.

Ahora, por si a alguno se le diera por pensar de que Miller y sus seguidores eran unos locos fanáticos, gente poco educada, ignorantes, déjenme decirles, gran cantidad de teólogos conocidos, tanto en Europa como en los EEUU apoyaron y promocionaron la interpretación de Miller. No quiero dar nombres por no dejar mal a muchos.

Bien, Jesucristo no vino tampoco en octubre 22 de 1844. Dos fracasos, cerca de 100.000 personas desilusionadas. Todo esto termina con el nombre del "GRAN CHASCO", y es así como se le conoce hasta el día de hoy.

Los tres grupos emergentes del "Gran Chasco"

Miller reconoció su equivocación; sus seguidores se desbandaron, pero tres segmentos o grupos se unificaron para luego formar la Iglesia Adventista del Séptimo Día -Miller nunca se adhirió a ella, nunca fue, en otras palabras, un adventista.

Estos 3 grupos fueron:

1) El grupo liderado por Hiram Edson. Edson reinterpretó la profecía de Miller y dijo que Jesucristo, en vez de venir a la tierra, en esa fecha entró en el lugar santísimo en el templo celestial para iniciar un juicio de obras de todos aquellos que creyeron en él. Esto se conoce como el Juicio Investigador. Por supuesto que una conveniente "visión" sirve de apoyo a esta reinterpretación

2) Segundo grupo fue dirigido por Joseph Bates -insistían en guardar el 7mo. Día como parte del paquete completo, que era guardar los mandamientos de Dios.

3) El tercer grupo, enfatizaba el "espíritu de profecía" o "testimonio de Cristo", que según ellos tenía que estar presente en la "Iglesia Remanente". Por "Iglesia Remanente: se entendía los miembros de la verdadera iglesia antes de la 2da. venida, en el último trecho de la historia, (contando desde 1844 por supuesto) basados en Ap. 14:6 - 12; 12:17; 19:10.

Dicho sea de paso, ellos dicen que los 144.000 de Apocalipsis serán miembros de la Iglesia Adventista. El problema es que tienen mucha competencia: The Church of God (Herbert Amstrong), los Testigos de Jehová, y alguna que otra secta por ahí, también dicen que ellos son los 144.000. Quiere decir que hay una multitud muy grande dando vueltas alrededor de las sillas musicales. Cuando pare la música se va a armar una tremolina bárbara (un lío tremendo) cuando tanta gente se abalance sobre las 144.000 sillas. Algo para alquilar balcones, realmente.

Uno de los miembros de este tercer y último grupo era nada más ni nada menos que Ellen Harmon, llamada más adelante Ellen G. White.

Los ingredientes de la ensalada

Cada uno de estos grupos trajo al movimiento una contribución diferente. El primero, la revelación acerca del Santuario celestial y el Juicio Investigador (doctrina que vamos a analizar hoy, y que algunos de ustedes ni siquiera tenían la mínima noción de su existencia, pero que es fundamental en el esquema adventista).

El segundo grupo, trajo un legalismo recalcitrante, o sea la adherencia a la ley.

Y el tercero, trajo una profetiza que por más de medio siglo sería de una influencia extraordinaria en la Iglesia Adventista, Ellen G. White. Muchos aún la consideran como intérprete infalible de la Biblia, esa la razón por la cual muchos adventistas leen los escritos de White más que o en lugar de la Biblia.

En 1850, James y Ellen White comenzaron a publicar una revista, The Review Herald, a los efectos de diseminar las doctrinas adventistas y sabatistas. Esto ayudó a muchos "milleritas" a formar una coalición distintiva que adoptó el nombre de Iglesia Adventista del Séptimo Día en 1860, y que se incorporó formalmente en 1863, con aproximadamente 3500 miembros en 125 congregaciones (Encyclopedia of American Religion, Vol. 2, p. 681).

Doctrina del Santuario Celestial y el Juicio Investigador

¿Recuerdan el primero de los grupos que mencionamos que surgieron del Gran Chasco? ¿El encabezado por Hiram Edson, discípulo de Miller? Bueno, al día siguiente del Gran Chasco, o sea el 23 de octubre de 1844, tuvo una "revelación especial acerca del ministerio de Cristo relacionado con el templo en el cielo, mientras atravesaba a pie un plantío (así va la historia). Claro, uno puede especular acerca del tipo de plantas que tenía el plantío, sobre todo teniendo en cuenta que en los mil ochocientos la costumbre de fumar ya estaba en práctica.

Según la visión, nuestro sumo sacerdote, Jesucristo, el 22 de octubre de 1844 en vez de venir a la tierra como calculaba Miller -según la visión, reitero-, entró en el segundo compartimiento del templo en el cielo, el lugar santísimo, porque tenía que llevar a cabo una obra allí antes de venir a la tierra .

Entonces, de acuerdo con esta "revelación", William Miller no se había equivocado con respecto a la fecha, sino en el lugar: Cristo no arribó a la tierra pero si entró en el santuario celestial en la fecha del 22 de octubre de 1844.

Según la revelación, el templo celestial fue el modelo en base al cual se construyó el templo terrenal.

Podemos entender mejor esta fase del ministerio de Cristo según los adventistas si explicamos la función del templo en el Antiguo Testamento:

En el Antiguo Testamento, el tabernáculo estaba dividido en do compartimientos, el lugar santo y el lugar santísimo. Estos estaban separados por un velo. En el lugar santísimo estaba el arca del pacto. Los deberes diarios de los sacerdotes eran de ofrecer sacrificios dentro del lugar santo. Pero una vez al año, en el día de la expiación, el sumo sacerdote tomaba dos machos cabríos, a uno lo mataba y entraba en el lugar santísimo y purificaba el santuario, rociando la sangre del macho cabrío en el propiciatorio (para borrar el pecado). En la teología cristiana, esta sangre simbolizaba proféticamente la muerte del Señor Jesucristo, el cordero de Dios, por los pecados del mundo.

Después de purificar el santuario y borrar los pecados del pueblo, el sacerdote ponía sus dos manos sobre la cabeza del segundo macho cabrío, el que estaba vivo, confesaba sobre él todos los pecados de Israel y el animal era llevado al desierto. Esto representaba el alejamiento de los pecados. Uds. pueden leer esto en Levítico 16.

Edson entonces transfiere esta ceremonia del Antiguo Testamento al Nuevo Testamento, en una interpretación extremadamente al pie de la letra y surge con la doctrina del santuario celestial yel juicio investigador. Esta doctrina enseña que Cristo había estado perdonando los pecados desde su muerte en la cruz en el primer compartimiento (lugar santo).

Sin embargo, el 22 de octubre de 1844 Cristo entró en el lugar santísimo, llevando consigo el registro de nuestros pecados y comenzó así la tarea de purificación del santuario, tarea que hoy aún continúa.

Citas oficiales respecto de la doctrina

"... en lugar de venir a la tierra al final de los 2300 días en 1844, Cristo entró entonces en el lugar santísimo del santuario celestial para realizar la fase final de la expiación preparatoria de Su venida." The Great Controversy, p. 422.

Claro, después de escuchar esto, usted dirá: "Pero yo creía que la expiación fue llevada a cabo en la cruz". Bien, escuche la siguiente cita:

"La sangre de Cristo, si bien fue para absolver al pecador arrepentido de la condenación de la ley, no fue para cancelar el pecado ... estará presente en el santuario hasta la expiación final". Patriarcs and Prophets, p. 357.

Ahora, observen ustedes que deben hacer los cristianos mientras la expiación final no se completa:

"Mientras nuestro Sumo Sacerdote está haciendo expiación por nosotros, debemos procurar ser perfectos en Cristo". The Great Controversy, p. 623.

Según Ellen White, la sangre de Cristo en la cruz no hizo expiación total por los pecados, no los canceló, no los borró. Sólo libró al pecador de la maldición de la ley; quitó los pecados de la persona y los trasladó o transfirió al santuario celestial, donde permanecerán hasta que Cristo los borre definitivamente.

En otras palabras, todos nuestros pecados están siendo sometidos a escrutinio en este momento. Esto se llama Juicio Investigador, y consiste en enjuiciar todas las obras de los creyentes para ver quién es digno o no de entrar en el cielo.

Interesante ... cuando esta tarea termine, entonces nuestros pecados serán borrados y Jesucristo regresará literalmente a la tierra para juzgar al mundo y comenzar su reinado.

Todo esto se traduce así: El sacrificio de Cristo no fue suficiente para pagar por todos nuestros pecados. La expiación no fue completa, no fue final.

Escuchemos a Ellen G. White otra vez:

"En el momento señalado para el juicio .... Todos los que han tomado para sí el nombre de Cristo deben pasar por un severo escrutinio . Ambos, los vivos y los muertos, serán juzgados de las cosas que fueron escritas en los libros, según sus obras." - El Conflicto de los Siglos The Great Controversy, p. 486.

"De modo que en el gran día de la expiación final y el juicio investigador, las únicas causas consideradas son las de los que profesaron ser pueblo de Dios" - The Great Controversy, p. 480.

"Cuando los libros de actas se abren en el juicio, las vidas de todos los que creyeron en Jesús son revisadas delante de Dios. Comenzando con aquellos que vivieron primero en la tierra .... Todo nombre es mencionado, cada causa minuciosamente investigada. Se aceptan nombres, se rechazan nombres. Cuando alguien tiene pecados aún presentes en los libros de actas, carentes de arrepentimiento y de perdón, su nombre será borrado del libro de la vida, y el registro de sus buenas acciones será borrado del libro de memorias de Dios" The Great Controversy, p. 483.

Refutación de la doctrina del Santuario Celestial y del Juicio Investigador

Muy bien, ¿qué dice la Biblia de todo esto? Recuerden, para nosotros la Biblia es nuestra máxima autoridad -nosotros medimos todas las cosas de la vida y de la doctrina por la Biblia. Esta es el tribunal de arbitraje final, no hay apelación más allá de la Biblia. 2 Pedro 1:3 dice que todas las cosas que pertenecen a la vida y a la doctrina nos han sido dadas por la palabra de Cristo.

Hechos 17:11 nos motiva a examinar las Escrituras para ver si lo que nos dicen es verdad. Recuerden, esta doctrina está basada en una revelación, algunos llaman a esto el don de profecía , la IASD le llama el espíritu de profecía. Bueno, 1 Corintios 14:29 dice " ...Asimismo los profetas hablen dos o tres, y los demás juzguen". La palabra "juzguen" significa disciernan, examinen, prueben. Examinadlo todo, retened lo bueno

fuente http://www.recursosevangelicos.com/showthread.php?s=0000e140479256e3e467894e0d5d3765&threadid=6921
Paso a Paso, feliz avanzando a Su meta
Jueves 12 de Feb, 2015, 19:50:56 pm
Respuesta #1
  • Simpatizante
  • *
  • Mensajes: 32
  • Reputation: +0/-0
  • Sexo: Masculino
  • Consagrado Para Cristo
Es cierto, y falta mucho más, lo cual ampliaré en un nuevo tema, más fresco.
Les asombrará saber que los Adventistas y los Testigos de Jehová guardan muchas similitudes entre si, al grado que al principio, los Adventistas no creían que nuestro Señor Jesucristo es Dios. Tuvieron qué modificar su doctrina y aceptar la verdad de la Trinidad para evitar la desaparición de su secta.
El que habita al abrigo del Altísimo, morará bajo la sombra del Omnipotente. (Salmo 91:1).
Lunes 22 de Ago, 2016, 22:54:12 pm
Respuesta #2
  • Simpatizante
  • *
  • Mensajes: 27
  • Reputation: +0/-0
  • Sexo: Masculino
  • mejor separados x la verdad que unidos x el error
gracias por el aporte, bendiciones