Welcome to Comunidad 100% Cristiana

Autor Tema: Salvador o Señor?  (Leído 1798 veces)

0 Usuarios y 1 Visitante están viendo este tema.

Miércoles 07 de Oct, 2015, 11:12:34 am
  • Administrador
  • *
  • Mensajes: 8,940
  • Reputation: +230/-0
  • Sexo: Masculino
  • Perú para XTO
    • geycer
    • D'CRISTO
    • Email
Abro este tema por que considero muy importante que como cristianos sepamos diferenciar bloques de doctrinas, esta es una doctrina raíz de donde provienen varias ideas, os planteo la idea.

1. Hay ministerios que consideran que eres salvo  aceptando a Jesús como tu Salvador, no importa si luego dejas de creer pero si confiaste en Jesús como tu Salvador eres salvo para siempre.

2. Otros ministerios como el John MacArthur (distintivo de ellos) piensa que eres salvo cuando aceptas a Jesús como tu Salvador y Señor.

El ministerio 1, considera que Jesús le dijo a Nicodemo "Es necesario" en cuanto a la Salvación, y cuando se refiero a la multitud les dijo: "Si alguno quiere venir en pos de mi", estaba haciendo un llamamiento al discipulado y eso es opcional.

Un ejemplo de una presentación extrema del no-señorío es esta ilustración que viene de la pluma de R. B. Thieme: "Es posible, incluso probable, que cuando un creyente cae fuera del compañerismo por ciertos tipos de filosofía, si es un pensador lógico, llegará a ser un “creyente incrédulo.” No obstante, los creyentes que llegan a ser agnósticos todavía son salvos; todavía son nacidos de nuevo. Incluso puedes llegar a ser un ateo; pero si aceptaste una vez a Cristo como Salvador, no puedes perder tu salvación, incluso si niegas a Dios".

Una declaración similar se encuentra en el escrito de Ryrie: “Normalmente uno que ha creído puede ser descrito como un creyente; es decir, uno que sigue creyendo. Pero... un creyente puede llegar al punto de no creer, y no obstante Dios no le va a repudiar, pues Él no puede repudiarse a Sí mismo.”

Por su parte MacArthur dice: "El Evangelio que Jesús proclamó era un llamado al discipulado, un llamado a seguirle en obediencia sumisa; no era únicamente una invitación a tomar una decisión o hacer una oración."

Por su parte Kenneth L. Gentry Jr. dice: "Estas declaraciones (de Ryre) colisionan de manera directa con las doctrinas bíblicas de la perseverancia y la santificación en cuanto se asocian con la seguridad del creyente verdadero."

¿qué opinas?

 :buenas:
Miércoles 07 de Oct, 2015, 14:06:14 pm
Respuesta #1
  • Jimmy Canel
  • Hombre de Gracia
  • *******
  • Mensajes: 2,478
  • Reputation: +79/-0
  • Sexo: Masculino
  • ----
    • Musicos Cristianos
    • Email
mmm... interesante. Yo siempre considere el discipulado parte de la salvación, en el sentido de que alguien verdaderamente salvo buscará seguir el camino de la salvación (doctrina).

Como lo veo existen las posibilidades:

1. El que es solamente salvo pero no discipulado ---> ¿El caso de Simón el Mago?
2. El que es discipulado pero no salvo                ---> El caso de Nicodemo
3. El salvo y discipulado                                  ---> Todo cristiano integro y maduro.

Así que yo supongo que la Salvación te introduce a la nueva vida en Cristo, pero el discipulado te hace maduro y evita que caigas en doctrina erroneas.

Verás, el mundo se divide en dos categorias. Los que tienen el revolver cargado y los que cavan.

Tú cavas.
Miércoles 07 de Oct, 2015, 17:53:16 pm
Respuesta #2
  • Usuario Honorable
  • *
  • Mensajes: 3,593
  • Reputation: +154/-0
  • Sexo: Masculino
  • Apasionado por Dios, Celoso de la Palabra.
    • Email
mmm... interesante. Yo siempre considere el discipulado parte de la salvación, en el sentido de que alguien verdaderamente salvo buscará seguir el camino de la salvación (doctrina).

Como lo veo existen las posibilidades:

1. El que es solamente salvo pero no discipulado ---> ¿El caso de Simón el Mago?
2. El que es discipulado pero no salvo                ---> El caso de Nicodemo
3. El salvo y discipulado                                  ---> Todo cristiano integro y maduro.

Así que yo supongo que la Salvación te introduce a la nueva vida en Cristo, pero el discipulado te hace maduro y evita que caigas en doctrina erroneas.
Interesante, me parece muy buena explicación...

Estoy del lado de Ryrie... hay casos de personas que parecen discipulos, que sirven, hacen cosas pero realmente ni han creído en Cristo, lo hacen por moralidad, proque es algo bueno servir a Dios, porque tiene una "religión" que aprendieron de sus padres pero nunca han nacido de nuevo, a estos son a los que les dirán: apartaos de mi hacedores de maldad... no os conozco.

Y hay otros que parece que no son salvos o no son cristianos y quizá sean mas sinceros al pedir perdón a Dios por sus pecados que muchos que van a la iglesia seguido... añadir RIGUROSAMENTE y EXIGENTEMENTE el discipulado a la salvación no es bíblico, incluso hay creyentes un poco menos activos (no parecen discipulos) pero creyentes también el caso de la persona que pidió el cuerpo de Cristo y lo enterró, no parecia ser discipulo... pero tenia mucho amor por Cristo; como dijo Amadeus, el discipulado es cuestión de madurez y entrega.

:buenas:
Si deseas hacer un aporte, te invito a que leas las reglas

-Reglas del Foro
-Reglas de la sección (en la que deseas postear)
-Reglas para postear
Lunes 12 de Oct, 2015, 11:09:52 am
Respuesta #3
  • Administrador
  • *
  • Mensajes: 8,940
  • Reputation: +230/-0
  • Sexo: Masculino
  • Perú para XTO
    • geycer
    • D'CRISTO
    • Email
Luís, irte por el lado de Ryre quiere decir que aceptas al Cristo dividido? osea, acepta a Jesús ahora como tu Salvador más no como tu Señor......porque hacerle tu Señor ya es ser discípulo........y luego otro día recibirás un llamado a seguir a Jesús como tu Señor (doble llamado, un Cristo dividido)........explícate mejor o cómo haces para armonizar la doctrina correctamente?

Shaloom.

:sant:
Miércoles 21 de Oct, 2015, 13:27:38 pm
Respuesta #4
  • Administrador
  • *
  • Mensajes: 8,940
  • Reputation: +230/-0
  • Sexo: Masculino
  • Perú para XTO
    • geycer
    • D'CRISTO
    • Email
Esperando aun la respuesta de Luís.................. :mmm:
Miércoles 21 de Oct, 2015, 17:56:54 pm
Respuesta #5
  • Usuario Honorable
  • *
  • Mensajes: 3,593
  • Reputation: +154/-0
  • Sexo: Masculino
  • Apasionado por Dios, Celoso de la Palabra.
    • Email
Esperando aun la respuesta de Luís.................. :mmm:
No habái leído, estoy algo ocupado hoy por la tarde en la oficina, mañana por la mañana contesto.
Si deseas hacer un aporte, te invito a que leas las reglas

-Reglas del Foro
-Reglas de la sección (en la que deseas postear)
-Reglas para postear
Miércoles 21 de Oct, 2015, 19:16:04 pm
Respuesta #6
  • Administrador
  • *
  • Mensajes: 8,940
  • Reputation: +230/-0
  • Sexo: Masculino
  • Perú para XTO
    • geycer
    • D'CRISTO
    • Email
ok, por el momento dejo este artículo de mi buen amigo Tozer....

Por A. W. Tozer

“Como hijos obedientes, no os conforméis a los deseos que antes teníais estando en vuestra ignorancia” (1ª de Pedro 1:14)

Las Escrituras en ninguna parte enseñan que la persona de Jesucristo o ninguna de sus funciones u oficios importantes los cuales Dios le dio, puedan ser divididos o ignorados.

Pero ha entrado una herejía muy perniciosa a través de todos nuestros círculos evangélicos cristianos. Es un concepto ampliamente aceptado de que nosotros como humanos podemos escoger aceptar a Cristo únicamente porque lo necesitamos como nuestro Salvador, y que tenemos el derecho de posponer nuestra obediencia a Él como nuestro Señor, por todo el tiempo que queramos.

Este concepto ha brotado naturalmente de un mal entendido de lo que la Biblia dice en realidad acerca del discipulado cristiano y la obediencia. Confieso que yo estaba entre aquellos que lo predicaban, antes de que empezara a orar a conciencia, a estudiar diligentemente, y a meditar con angustia sobre todo este asunto.

Creo que lo siguiente es una declaración semejante a lo que a mí se me enseñó en mi primera experiencia cristiana: “Nosotros somos salvos recibiendo a Cristo como nuestro Salvador y somos santificados recibiendo a Cristo como nuestro Señor. Y es posible que hagamos lo primero sin hacer lo segundo”. Ciertamente este concepto requiere de una profunda modificación en las mentes y que muchos la corrijan para guardarnos del error.

La verdad es que la salvación separada de la obediencia no existe en las Escrituras. Pedro hace ver muy claro que nosotros somos “elegidos según la presciencia (conocimiento anticipado) de Dios el Padre, a través de la santificación del Espíritu para obediencia” (1a de Pedro 1:2, paráfrasis del autor).

Que tragedia es que en nuestros días, oímos muy seguido que el evangelio se predica sobre estas bases: “¡Ven a Jesús! No tienes que dejar nada, no tienes que cambiar nada, no tienes que entregar nada, no tienes que dar nada a cambio, únicamente ven a Él y cree en Él como tu Salvador”.

Así que la gente viene y cree en el Salvador. Más tarde en una reunión o en una conferencia ellos oirán otro llamado: “Ahora que tú ya has recibido al Señor como tu Salvador, lo tomarás o lo recibirás como tu Señor?”.

El hecho de que esto se oiga en todas partes no lo hace correcto. Insistirle a la persona que crea en un Cristo dividido es una enseñanza incorrecta. ¡Nadie puede recibir la mitad de Cristo, o la tercera parte de Cristo, o una cuarta parte de la persona de Cristo!

He oído a siervos de Dios decir con buena intención: “Ven y cree en la obra terminada (ya todo está hecho)”. Esta obra no te va a salvar. La Biblia no nos dice que creamos en una función o en una obra. Más bien dice que creamos en el Señor Jesucristo, la persona que ha hecho esta obra y que tiene todas esas funciones.

Me parece sumamente importante que Pedro hable de sus compañeros cristianos de aquel tiempo como “niños obedientes” (Ver 1a de Pedro 1:14). Él no les estaba dando una orden o una exhortación a ser obedientes. En realidad él dijo: “Supongo que ustedes son creyentes, por eso también creo que son obedientes. Así que ahora, como niños obedientes, hagan esto y esto”.

La obediencia se enseña a través de toda la Biblia y la verdadera obediencia es uno de los requerimientos más difíciles en la vida cristiana. Separada de la obediencia no puede haber salvación, la salvación sin obediencia no es posible porque es contraria a lo que está escrito en la palabra de Dios.

La esencia del pecado es la rebelión en contra de la autoridad divina

Dios dijo a Adán y a Eva: “No comerás de este árbol, porque en el día que tú comieres ciertamente morirás” (Ver Génesis 2:16-17). Esta es una orden divina que requería obediencia de parte de aquellos que tenían voluntad propia y el poder de escoger.

A pesar de la advertencia tan fuerte que se les dio, Adán y Eva extendieron la mano y comieron de la fruta, y así desobedecieron y se rebelaron, trayendo el pecado y la condenación sobre sí mismos.

Pablo escribe clara y directamente en el libro de Romanos acerca de “la desobediencia del hombre”. Lo que escribió el apóstol es una palabra dura dada por el Espíritu Santo: “Por medio de la desobediencia de un hombre vino la caída de la raza humana” (Ver Romanos 5:12-21).

En el evangelio de Juan está muy claro que el pecado es desobediencia a la ley de Dios.

El cuadro de los pecadores que Pablo describe en el libro a los Efesios concluye que la gente del mundo son “los hijos de desobediencia”. Pablo quiere decir que la desobediencia los caracteriza, que constituye su condición, que los moldea. Que la desobediencia se ha convertido en una parte de su naturaleza.

Todo esto nos da un antecedente para la gran pregunta que siempre ha surgido ante la raza humana: ¿quién es el jefe? Esto se convierte en una serie de tres preguntas: ¿a quién pertenezco?, ¿a quién le debo lealtad?, ¿quién tiene autoridad para requerirme obediencia?

Yo supongo que de toda la gente del mundo, son los americanos los que tienen mayor problema para obedecer a alguien o a algo. Eso es, porque se supone que los americanos son los hijos de la libertad. Son el resultado de una revuelta. Produjeron una revolución cuando tiraron las pacas de té al mar desde el barco en el puerto de Boston. Hubo discursos y dijeron: “El sonido de las armas será llevado por el viento que sopla desde la comunidad de Boston”, y también, “¡Dame la libertad o dame la muerte!”. Esto está en la sangre americana, y cuando alguien dice, “tú le debes obediencia a tal o a cual”, inmediatamente se erizan. En realidad, no nos agrada la indicación de someternos en obediencia a nadie.

Igualmente, la gente de este mundo tiene una contestación lista y rápida a las preguntas de dominio y obediencia. Dirían, “yo me pertenezco a mí mismo, nadie tiene autoridad para requerirme obediencia”.

Nuestra generación hace gran alarde de esto; le damos el nombre de “individualismo” (sistema de refinado egoísmo), y sobre la base de nuestra individualidad demandamos el derecho de decidir por nosotros mismos.

Ahora bien, si Dios nos hubiera hecho meramente máquinas, no tendríamos el poder de decidir por nosotros mismos. Pero como nos hizo a Su imagen, y nos hizo para que fuéramos criaturas morales (de buenas costumbres y acciones lícitas), por lo tanto el Señor nos ha dado ese poder.

Insisto en que no tenemos el derecho de decidir por nosotros mismos, porque Dios nos ha dado el poder mas no el derecho de escoger la maldad. Viendo que Dios es un Dios santo y que nosotros somos criaturas morales con el poder pero no el derecho de escoger la maldad, ningún hombre tiene ningún derecho de mentir. Tenemos el poder de robar: puedo salir a la calle a conseguir un abrigo mejor que el que tengo ahora. Puedo entrar a un lugar y robarme ese abrigo y salirme por una de las puertas de los lados sin ser observado. Tengo el poder, pero no tengo el derecho.

También tengo el poder de usar un cuchillo, una navaja, o una pistola para matar a cualquier persona, pero no tengo este derecho.

En realidad, solamente tenemos derecho de hacer el bien, porque Dios es bueno. Sólo tenemos derecho de ser santos, pero no malos. Adán y Eva no tenían ningún derecho moral de comer del árbol del conocimiento del bien y del mal, y al hacerlo, usurparon un derecho que no era de ellos.

El poeta Tennyson ha de haber estado pensado acerca de esto cuando escribió en sus “Memorias”: “Nuestras voluntades son nuestras, no sabemos como; nuestras voluntades son nuestras, para hacerlas tuyas Señor”.

Este misterio de la libre voluntad del hombre es demasiado grande para nosotros. Tennyson dijo: “…no sabemos cómo”. Pero continúa diciendo, “…nuestras voluntades son nuestras, para hacerlas tuyas Señor”. Y este es el único derecho que tenemos aquí: hacer de nuestra voluntad la voluntad de Dios; para hacer de la voluntad de Dios nuestra voluntad.

Debemos recordar que Dios es el Soberano y nosotros las criaturas. Él es el Creador y por eso tiene derecho de ordenarnos. Nuestra obligación es obedecer. Es una obligación agradable y puedo decir, que “su yugo es fácil y ligera su carga” (Ver Mateo 11:30).

Ahora vuelvo al punto de la insistencia humana de que Cristo tenga con nosotros una relación dividida. ¿Cómo se puede hallar apoyo para enseñar que nuestro Señor Jesucristo puede ser nuestro Salvador sin ser nuestro Señor? ¿Cómo se puede continuar enseñando que se puede ser salvo sin ninguna intención de obedecer a nuestro Señor? (Ver Hechos 2:36).

Estoy convencido de que cuando un hombre cree en Jesucristo, debe creer en todo el Señor Jesucristo, sin ninguna reserva. Yo creo que no es correcto ver a Jesucristo como un tipo de enfermero divino a quien nosotros acudimos cuando el pecado nos ha enfermado, y que después de que nos ha ayudado decirle “adiós”, y seguir por nuestro propio camino.

Vamos a suponer que entro a un hospital y le digo al personal que necesito una transfusión de sangre, o una radiografía de mi próstata. Después de que ellos me prestan sus servicios y me atienden, me salgo por la puerta del hospital con un alegre “adiós”, diciéndoles que fueron muy bondadosos en ayudarme cuando lo necesité, y me voy como si no les debiera nada.

Puede ser que esto suene grotesco, pero pinta claramente el cuadro de aquellos a quienes se les ha enseñado que pueden usar a Jesús como Salvador en el tiempo en que lo necesiten, pero sin reconocerlo como Señor y sin deberle obediencia y lealtad.

En ninguna parte de la Biblia se nos enseña a creer que podemos usar a Jesús como Salvador y no reconocerlo como nuestro Señor. Él es el Señor, y así, como Señor, nos salva porque tiene todas las funciones u oficios de Salvador, de Cristo, de Sumo Sacerdote, y Él mismo es sabiduría, justicia, santificación y redención. Todo esto forma parte de Él como Cristo el Señor.

Nosotros no podemos ir a Jesucristo como obreros astutos y decirle, “tomaremos eso y aquello, pero no tomaremos esto”. No vamos a Él como quien compra muebles para su casa y le dice al vendedor, “me llevo esta mesa, pero no quiero la silla”, ¡dividiéndolo! ¡No! ¡Es todo de Cristo, o nada de Cristo!

Necesitamos predicar otra vez al mundo un Cristo completo. Un Cristo que será Señor de todo, o no será Señor de nada.

La salvación verdadera restaura el derecho de la relación entre el Creador y la criatura, porque vuelve a dar derecho a nuestro compañerismo y comunión con Dios. Ustedes se podrán dar cuenta que en este tiempo se ha enfatizado mucho la condición del pecador. Se habla mucho acerca de las aflicciones del pecador, de su pena y de las grandes cargas que lleva, pero nos hemos olvidado del hecho principal, que el pecador es en realidad un rebelde en contra de la autoridad perfectamente constituida de Cristo.

Esto es lo que hace al pecado, pecado. El pecador es un rebelde. Es hijo de desobediencia. El pecado es el quebrantamiento de la ley, y el pecador es un rebelde, fugitivo de las leyes justas de Dios.

Vamos a suponer que un hombre escapa de una prisión. Ciertamente tendrá penas y angustias. Le va a doler cuando se golpee contra troncos, piedras y cercas, igual que cuando se arrastre por ahí en la obscuridad. Va a tener hambre, va a sentir frío y cansancio, va a estar cansado y entumido de frío. Todas estas cosas le pasarán, pero son incidentales comparadas al hecho de que es un fugitivo de la justicia y un rebelde en contra de la ley.

Lo mismo pasa con los pecadores. Ciertamente tienen el corazón quebrantado y llevan una carga muy pesada; la Biblia nos muestra acerca de su condición. Pero ésta, es incidental al compararla con el hecho que nos muestra la razón por la cual el pecador es lo que es: que se ha rebelado contra la ley de Dios, y es un fugitivo del juicio divino.

Esto es lo que constituye la naturaleza del pecado. La carga pesada de miseria y tristeza, la culpabilidad y otras consecuencias, constituyen únicamente lo que brota de una voluntad no rendida al Espíritu Santo. Así que la raíz del pecado es la rebelión en contra de la Ley, la rebelión en contra de Dios. ¿No es el pecador el que dice, “yo me pertenezco a mí mismo, yo no le debo lealtad a nadie a menos que yo quiera dársela?” Esta es la esencia del pecado.

Pero, gracias a Dios, la salvación cambia esto y restaura la relación anterior. Así que, lo primero que hace el pecador que ha regresado a los caminos de Dios, es confesar: “Padre, he pecado contra el cielo y contra ti. Ya no soy digno de ser llamado tu hijo; hazme como a uno de tus jornaleros (siervos)” (Lucas 15:18-19).

En el arrepentimiento, nuestra relación con Dios es restaurada y nos entregamos completamente a la Palabra de Dios y a Su voluntad como niños obedientes (Ver Hechos 3:19).

La felicidad de todas las criaturas morales descansa exactamente en esto: dar obediencia a Dios. El salmista clamó: “Bendecid a Jehová, vosotros sus ángeles, poderosos en fortaleza, que ejecutáis su palabra, obedeciendo a la voz de su precepto“ (Salmos 103:20).

Los ángeles en el cielo tienen su libertad completa y su máxima felicidad al obedecer los mandamientos de Dios. Ellos no lo ven como una tiranía, sino que lo consideran como un deleite.

He estado examinando una vez más los misterios del primer capítulo de Ezequiel y no los entiendo. Hay criaturas con cuatro caras y cuatro alas, seres extraños haciendo cosas extrañas. Hay ruedas y otras ruedas en medio de las primeras. Sale fuego del norte y las criaturas van derecho hacia adelante y algunas bajan sus alas y las ondean. Seres extraños y hermosos todos divirtiéndose de lo lindo, deleitándose completamente con la presencia de Dios y en el hecho de que ellos pueden hacerlo.

El cielo es un lugar en donde te entregas a la completa voluntad de Dios y, ¡es el cielo porque ahí mora Dios! Por más que digamos de sus puertas de perlas, sus calles de oro y sus paredes de jade, ¡el cielo es el cielo porque es el mundo de los hijos obedientes! El cielo es el cielo porque los hijos del Dios Altísimo encuentran que están en su ambiente natural como seres morales obedientes.

El infierno es el mundo del rebelde. Jesucristo dijo que hay fuego y gusanos en el infierno, pero esa no es la razón por la cual es el infierno. Puede que soportes los gusanos y el fuego, pero para una criatura moral que sabe y se da cuenta que él está en donde está porque es un rebelde, esa es la esencia del infierno y del juicio. Ese es el mundo eterno de todos los rebeldes desobedientes que han dicho, “yo no le debo nada a Dios”.

Este es el tiempo que se nos ha dado para decidir. Cada persona hace sus propias decisiones acerca del mundo eterno donde va a vivir.

Nosotros no podemos creer en un Cristo dividido. Debemos recibirlo a Él por lo que Él es —¡El Salvador ungido y el Señor que es el Rey de Reyes y Señor de Señores!— Cristo no sería quien es, si nos salvara, nos llamara y nos escogiera, sin el entendimiento de que Él también va a guiarnos y a controlar nuestras vidas.

¿Es posible que nosotros realmente pensemos que no le debemos obediencia a Jesucristo? Le debemos obediencia desde el segundo en que clamamos a Él pidiéndole que nos salvara, y si no le damos a Él esa obediencia, tengo razones para preguntarme si estamos realmente convertidos.

La Biblia dice: “Este mismo Jesús a quien vosotros crucificasteis, Dios le ha hecho Señor y Cristo” (Ver Hechos 2:36). Jesús significa “Salvador”. Señor significa “Soberano”. Cristo significa “El Ungido”. El apóstol no predicó a Jesucristo como Salvador, él predicó a Jesucristo como Señor, Cristo y Salvador. Él nunca dividió su Persona o sus funciones u oficios.

Tres veces en el libro de los Romanos (Romanos 10:9-13) el apóstol llama a Jesucristo “Señor”. El dice que la fe en el Señor Jesús más la confesión de esa fe al mundo, nos trae salvación.

Escudriña las Escrituras. Lee el Nuevo Testamento. Si tú has sido enseñado a creer de una manera equivocada en un Salvador dividido, debes estar gozoso de que aún haya tiempo para arrepentirte y confiar en el verdadero. Él es el único que te llevará a la vida eterna.

:sant:
Miércoles 28 de Oct, 2015, 12:58:06 pm
Respuesta #7
  • Siervo(a) de Dios
  • *****
  • Mensajes: 227
  • Reputation: +2/-0
  • Sexo: Masculino
Es imposible que un cristiano señale a Cristo como Salvador y no como Señor; porque el que ha creído de verdad (no como Simón el mago), persevera en el Señor viviendo como siervo, en obediencia a Dios hasta el fin.

Saludos.
Lunes 02 de Nov, 2015, 15:20:23 pm
Respuesta #8
  • Siervo(a) de Dios
  • *****
  • Mensajes: 235
  • Reputation: +6/-0
  • Sexo: Masculino
  • Salvo siempre salvo... la gracia no es un juego
    • Email
La absurda controversia de la "lordship salvation", cuando me documenté sobre el tema hace algunos años me pareció demasiado insólita esta separación de Cristo como salvador pero no como señor.
Ryrie me encanta en muchos temas pero en este... creo que está totalmente errado.

Para mí está muy claro, no hay salvación si no hay señorío.

 :buenas:
Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios;
no por obras, para que nadie se gloríe.
Efesios 2:8-9
Viernes 06 de Nov, 2015, 16:35:55 pm
Respuesta #9
  • Administrador
  • *
  • Mensajes: 8,940
  • Reputation: +230/-0
  • Sexo: Masculino
  • Perú para XTO
    • geycer
    • D'CRISTO
    • Email
Esperando aun la respuesta de Luís.................. :mmm:

Seguimos en la tierna espera :D .............
Viernes 06 de Nov, 2015, 18:45:45 pm
Respuesta #10
  • Usuario Honorable
  • *
  • Mensajes: 3,593
  • Reputation: +154/-0
  • Sexo: Masculino
  • Apasionado por Dios, Celoso de la Palabra.
    • Email
Seguimos en la tierna espera :D .............
He estado muy ocupado en la oficina, aún ahorita no tengo demasiado tiempo... así que quizá no pueda ser tan detallista en mi respuesta... no he podido leer el fragmento de tozer y lo de Ryrie no he leido su postura completa pero en lo poco que posteó Geycer antes me pareció acertado lo que el puso de ryrie... habiendo dicho esto:

Aclarar que no creo en un Cristo dividido, personalmente he recibido a Cristo como mi salvador y le he entregado (aunque aún a veces me rebelo en mi carne contra el xD) el control de mi vida a Cristo (señorío) pero hay algo interesante:

¿Es limitante el señorío de Cristo en la salvación? perdón porque no pondré citas, solo así parafraseado pero los versículos más fuertes de la salvación serían:

-Juan 3:16... para que todo aquel que en EL CREE
-El Que CREE en el hijo, TIENE la vida...
-CREE en el señor Jesucristo y serás salvo tu y tu casa
- Efesios 2:8-9 Porque por gracia sois salvos POR MEDIO DE LA FE; y esto no de vosotros, pues es don de Dios; NO POR OBRAS, para que nadie se gloríe.
-Que si confesares con tu boca que Jesús es El Señor*** y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos serás salvo... (Quisiera agregar que no esta diciendo: Si le recibieres como señor, más bien esta diciendo que confiesas que Jesús es Dios, la grandeza de Cristo, le das el lugar de Hijo de Dios, aparte que como un inconverso que no sabe nada de Dios de primas a primeras va a "confesar y entregarle el señorío de su vida" ni siquiera sabe que pide Dios de el).

Deseo aclarar antes de continuar que yo pienso que es importante rendirnos a Cristo y aceptar su señorío, pienso que esto es el éxito para la vida de un cristiano, mas sin embargo lo que no estoy de acuerdo es FORZOSAMENTE AÑADIRLO como requisito a la fórmula de la salvación, afirmar que si no acepta el señorio no es cristiano no lo veo lógico, la salvación es por fe como lo vemos en los versículos anteriores, CREER, ¿dónde pone el condicionante del señorío? yo no lo veo por ningún lado... solo veo "la fe".
Tampoco nunca he leído por poner algunos ejemplos a Berkhof, Grudem, Ryrie, Chafer, etc. NUNCA agregan el señorío como requisito, solamente la fe.

Fe que sabemos es la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve (Hebreos 11) y que sabemos que viene por el oir, y el oir por la palabra...

Así que basado en esto, creo sinceramente que afirmar que un creyente que no tiene el señorío no es salvo es equivalente a afirmar que el que no persevera no será salvo y equivalente a agregarle un condicionante a la doctrina de la salvación, por lo tanto incorrecto.

Por otro lado, ¿Que con el caso de 2 corintios del hombre que vivía en fornicación con su madrastra? ¿no era salvo? porque en ese momento no mostraba el señorío de Cristo... mas Pablo afirma algo distinto, Cuando Pabla habla a LAS IGLESIAS acerca de los frutos de la carne... muchos de ellos mostraban estos frutos... en algunos era difícil ver el señorío a causa de estos pecados... ¿Que del ladrón en la cruz? nunca tuvo tiempo de mostrar el señorio en su vida...

Yo sigo pensando que FORZOSAMENTE decir que si alguien no es un discipulo (señorío) de Cristo no es salvo es limitar la soberanía de Dios.

Por el otro lado el que alguien no muestre el señorío de Cristo en su vida es obvio que nos lleva a pensar que quizá esta persona no es verdaderamente cristiana... es algo normal porque empezamos a aplicar aquello de por sus frutos los conoceréis y etc. en muchos (quizá la mayoría) podría ser cierto, pero en otros quizá no, es interesante ver a la persona no recuerdo si era José el nombre, que reclamó el cuerpo de Cristo, el no andaba con los discipulos, no hacía milagros, no anduvo en todo el misniterio... mas sin embargo aún así... reconocía a Cristo como Señor podemos ver pues que quizo darle una sepultura correcta... había amor hacia Cristo, en aquel tiempo quizá le decían: si tu no andas en el ministerio con todos nosotros... no eres verdaderamente discipulo ¿Lo era? ¿o no lo era?

No me mal entiendan, yo predico en la iglesia que debemos rendir nuestra voluntad a Dios, que debemos dejar que el controle nuestras vidas, que debemos pedirle dirección para tomar nuestras decisiones, que pongamos en sus manos y nos preguntemos si nuestrosn planes, sueños u objetivos son la voluntad de Dios, que nos dejemos guiar por el, ¿Como resumimos esto? SEÑORIO... pero eso sí, nunca pensando que debo enseñarles eso para que sean salvos, entonces estaría tácitamente diciéndoles que si su vida no es ordenada no serán salvos y tendría que aplicar (de mala manera) aquello que cuiden su salvación con "temor y temblor"... nada mas alejado de la realidad.

La gracia nunca ha sido licencia para pecar, ni nunca lo será, pero ir al otro extremo y decir que alguien que peca no es salvo (no muestra el señorío) tampoco es correcto, entonces Pablo no era salvo porque decía que era pecador en Romanos...

Ojalá me haya dado a entender.

:buenas:
Si deseas hacer un aporte, te invito a que leas las reglas

-Reglas del Foro
-Reglas de la sección (en la que deseas postear)
-Reglas para postear
Viernes 06 de Nov, 2015, 19:32:59 pm
Respuesta #11
  • Administrador
  • *
  • Mensajes: 8,940
  • Reputation: +230/-0
  • Sexo: Masculino
  • Perú para XTO
    • geycer
    • D'CRISTO
    • Email
Está muy claros como Luís :D ..........aunque, como dice Kenneth L. Gentry: en la Biblia se menciona a Jesús como “Salvador” en dos ocasiones en el libro de los Hechos, mientras que se hace referencia a Él como “Señor” en noventa y dos ocasiones.

Hay mas pan por rebanar....
Viernes 06 de Nov, 2015, 21:21:26 pm
Respuesta #12
  • Usuario Honorable
  • *
  • Mensajes: 3,979
  • Reputation: +197/-0
  • Sexo: Masculino
  • Salvado por la Gracia de Jesucristo..!!
    • Trono de Gracia
    • Email
Deseo aclarar antes de continuar que yo pienso que es importante rendirnos a Cristo y aceptar su señorío, pienso que esto es el éxito para la vida de un cristiano, mas sin embargo lo que no estoy de acuerdo es FORZOSAMENTE AÑADIRLO como requisito a la fórmula de la salvación, afirmar que si no acepta el señorio no es cristiano no lo veo lógico, la salvación es por fe como lo vemos en los versículos anteriores, CREER, ¿dónde pone el condicionante del señorío? yo no lo veo por ningún lado... solo veo "la fe".

No se, no creo que hablar del Señorío de Cristo sea sinónimo de "requisito" para la salvación. Pienso que hablar del señorío de Cristo es hablar directamente de la salvación misma. Si bien es cierto tu apelas a la "sola fe", esa fe, no es una fe hueca, no es tan solamente un "remordimiento del pecado", o en algunos casos un miedo al infierno. Esa "fe" que se hace evidente al momento de la conversión, es la convicción misma de que necesitamos a Cristo como Señor y como Salvador. Pablo así lo afirma en 2 Cor 4 al decir que "no nos predicamos a nosotros mismos, sino a Jesucristo como Señor", y son muchos los pasajes que evidencian que el que pone su fe en Cristo, sale de las tinieblas y anda en luz, y en mi modo de ver, la única manera de que el hombre ande en luz, es que viva bajo el Señorío de Cristo.

Pienso Luis diferente a ti, en el sentido de que el Señorío de Cristo no es un requisito para la salvación, sino un "efecto" de la salvación misma, es la consecuencia de haber creído al evangelio y haber dejado entrar a Cristo en tu vida como tu Señor y Salvador.


Me gustaría transcribir un extracto del libro el cristiano carnal, que creo viene muy al caso, pero el formato no es bueno, asi que dejaré capturas de imagen





 :sant:



No obstante, había en mi corazón como un fuego ardiente metido en mis huesos; traté de sufrirlo, y no pude
Sábado 07 de Nov, 2015, 14:12:34 pm
Respuesta #13
  • Administrador
  • *
  • Mensajes: 8,940
  • Reputation: +230/-0
  • Sexo: Masculino
  • Perú para XTO
    • geycer
    • D'CRISTO
    • Email
Buen punto Sammy

:sant:
Domingo 08 de Nov, 2015, 16:19:48 pm
Respuesta #14
  • Usuario Honorable
  • *
  • Mensajes: 3,593
  • Reputation: +154/-0
  • Sexo: Masculino
  • Apasionado por Dios, Celoso de la Palabra.
    • Email
Está muy claros como Luís :D ..........aunque, como dice Kenneth L. Gentry: en la Biblia se menciona a Jesús como “Salvador” en dos ocasiones en el libro de los Hechos, mientras que se hace referencia a Él como “Señor” en noventa y dos ocasiones.

Hay mas pan por rebanar....
A esto quisiera agregar lo siguiente: el conteo de las siguientes palabras: Salvación (sin contar evangelios, ahí el dato es mayor), salvador y Salvo o Salvos aparece las siguientes veces:

Salvación 32
Salvador 25
Salvo(s) 51

Por el otro lado la palabra Señorío aparece:
Señorío 0

Mientras que las veces que se menciona Señor no siempre hace referencia a nuestra vida:
Romanos 4:8: Bienaventurado el varón a quien el SEÑOR no inculpa de pecado.
Romanos 9:29: Y como antes dijo Isaías: Si el SEÑOR de los ejércitos no nos hubiera dejado descendencia, Como Sodoma habríamos venido a ser, y a Gomorra seríamos semejantes.
Romanos 10:13: porque todo aquel que invocare el nombre del SEÑOR, será salvo.
Romanos 10:16: Mas no todos obedecieron al evangelio; pues Isaías dice: SEÑOR, ¿quién ha creído a nuestro anuncio?

La palabra que se utiliza en el griego para estos pasajes es normalmente: κυρίῳ (kyriō) o Kyrios como quieran escribirlo, les pongo un extracto del comentario de Grudem (sino me equivoco):
Citar
Se usa la palabra Señor (Kyrios) para referirse a Cristo:
En ocasiones la palabra Señor (gr. kyrios) se empleaba simplemente como una forma cortés de tratar a un superior, parecido a nuestra palabra señor (vea Mt 13:27 ; 21:30 ; 27:63 ; Jn 4:11 ).
Otras veces puede solo significar «amo» de un siervo o esclavo (Mt 6:24 ; 21:40 ). No obstante, se usa esa misma palabra en la Septuaginta (la traducción griega del Antiguo Testamento que era de uso común en el tiempo de Cristo) como traducción del hebreo yhwh, «Yahweh», o (como ha sido frecuentemente traducido) «el Señor » o «Jehová». La palabra kyrios se usa 6.814 veces para traducir el nombre del Señor en el griego del Antiguo Testamento. Por tanto, cualquier lector de habla griega del tiempo del Nuevo Testamento que tuviera algún conocimiento del Antiguo Testamento en griego hubiera reconocido que, en contextos donde era apropiado, la palabra «Señor» era el nombre de aquel ser reconocido como el Creador y Sustentador del cielo y de la tierra, el Dios omnipotente.
Si quieren leer más les envío MP una completa descripción de lo que significa la palabra Kyrios, su aplicación y etc.

El punto es que cuando dice Señor es más un título para diferenciar de cualquier otro señor que realmente una aplicación a mi vida aunque no tengo nada en contra de ello pero yendo un poco más a lo estricto del texto no dice lo que uds. quieren dar a entender (Señorío estrictamente) y que es más Señor que Salvador, es El Señor, Señor de todo:
 Filipenses 2:9-11Reina-Valera 1960 (RVR1960)
9 Por lo cual Dios también le exaltó hasta lo sumo, y le dio un nombre que es sobre todo nombre,
10 para que en el nombre de Jesús se doble toda rodilla de los que están en los cielos, y en la tierra, y debajo de la tierra;
11 y toda lengua confiese que Jesucristo es el Señor, para gloria de Dios Padre.

No hay necesidad de dividirlo, Cristo es el Señor de todo, filipenses lo muestra claro, pero al mismo tiempo ES (no fue, ni será) es nuestro salvador y una cosa no choca con la otra... ¿cuál es el afán de dividir?

No se, no creo que hablar del Señorío de Cristo sea sinónimo de "requisito" para la salvación. Pienso que hablar del señorío de Cristo es hablar directamente de la salvación misma. Si bien es cierto tu apelas a la "sola fe", esa fe, no es una fe hueca, no es tan solamente un "remordimiento del pecado", o en algunos casos un miedo al infierno. Esa "fe" que se hace evidente al momento de la conversión, es la convicción misma de que necesitamos a Cristo como Señor y como Salvador. Pablo así lo afirma en 2 Cor 4 al decir que "no nos predicamos a nosotros mismos, sino a Jesucristo como Señor", y son muchos los pasajes que evidencian que el que pone su fe en Cristo, sale de las tinieblas y anda en luz, y en mi modo de ver, la única manera de que el hombre ande en luz, es que viva bajo el Señorío de Cristo.
El problema principal es que el "señorío" de Cristo ni siquiera aparece explicado en "como debería ser este señorío"... y pensándolo más detenidamente hasta podría chocar con el "andar en el Espíritu" entonces: ¿A quien le hacemos caso? ¿Al Señorío? ¿o a la guía del Espíritu? ¿a quién contristo? ¿A Cristo o al Espíritu? ¿Quién esta operando en nuestras vidas' ¿sigue siendo Cristo el consolador? ¿o mintió al decir que enviaba a otro? es interesante eso...

Aquí hay cosas claves, la doctrina de la salvación es clara, la de la justificación, la del bautismo, la del Espíritu Santo, del pecado (hamarteología), etc.

Cuando ya mezclas el bautismo como salvación te da como resultado que no hay salvación sin bautismo... cuando mezclas el Bautismo con el Espíritu Santo te da resultado que sin el Bautismo del Espíritu tampoco eres salvo, Salvación mas doctrina del pecado = La salvación es por las obras, no por la fe.

Ahora comienzan con una Nueva "Señorío de Cristo + Salvador" = Salvo... cuando la frase Señorío de Cristo ni siquiera aparece en la Biblia y es más el título de Cristo que una aplicación a nuestra vida... aunque dejar que el Espíritu Santo (Dios) guíe nuestras vidas nos lleva automáticamente a que "realmente" sea Señor no sólo en título sino también le hemos dejado (hemos rendido nuestra voluntad) que lo sea de nuestras vidas y se vea.

El problema con esto es que la doctrina de la salvación no necesita agregarsele Señorío, ni bautismo, ni obras, NADA, es la que es... ¿Para que agregarle más? la salvación verdadera no está supeditada ni depende de absolutamente nada, más que el deseo de Dios de salvar al hombre (morir en la cruz) y la convicción del hombre de que es pecador y necesita ser salvado reconociendo que hay 1 solo Dios verdadero que puede salvar y que murió en la cruz... Dios nunca dice: El que cree en el hijo Y LE PONE COMO SEÑOR DE SU VIDA tiene la vida... la salvación es tan fácil... cree en el Señor Jesucristo y serás salvo... el que cree en el hijo TIENE la vida... es muy sencillo... pero nuestra mente tan finita que no comprendemos que pueda haber un Dios tan bueno, un amor tan grande...

Luego, ¿porque criticamos al arminianismo? si viene siendo lo mismo que esto del señorío, veamos:

Arminianismo: Creer en Cristo + Perseverar = Salvación, por el otro lado: Creer en Cristo + Pecar (el diablo es mayor y puede hacerte perder tu salvación, los planes de Dios pueden ser alterados, borremos la palabra predestinación, Dios no es capaz de salvar a nadie, nosotros mismos nos salvamos) = Infierno

Salvador + Señor: Creer en Cristo + mostrar en tu vida que Cristo es el Señor (perseverar, puesto que si pecas o no eres correcto en tu vida no muestras señorío) = Salvación; por otro lado: Creer en Cristo + no mostrar el Señorío: infierno.

Cuanto daño hace ese versículo de "por sus frutos los conoceréis" mal aplicado, ahora todos queremos andar "contabilizando" los frutos de los demás y nos las damos de "casi Dios" queriendo determinar quién es salvo y quién no...

Pienso Luis diferente a ti, en el sentido de que el Señorío de Cristo no es un requisito para la salvación, sino un "efecto" de la salvación misma, es la consecuencia de haber creído al evangelio y haber dejado entrar a Cristo en tu vida como tu Señor y Salvador.
Si, diferimos una vez más, Estoy de acuerdo que debería ser un efecto pero no un requisito, vuelvo a mencionar que "el señorío" nunca esta expresado en el nuevo testamento sino más como un  título, quiero agregar por último esto:

Nací en un hogar cristiano, mi abuelo es pastor y su misniterio es muy grande en la ciudad donde vivo... fundo no menos de 7 iglesias que en la actualidad son iglesias establecidas y de sana doctrina, las cuales a su vez cada iglesia ha establecido no menos de 3 iglesias en lugares remotos de la ciudad y de otros departamentos del país, el hermano de mi abuelo es pastor igual ha establecido iglesias en la zona mas pobre del país y afectada por la guerra... tengo un tío (hermano de mi mamá) pastoreando una Iglesia en esta zona, estableció una (bajo el ministerio del hermano de mi abuelo) y está empezando una nueva obra en otro lugar, tengo un primo pastor y otro tío en Estados Unidos que igual está pastoreando una iglesia ¿a donde quiero llegar con esto? bueno... que crecí en el evangelio, rodeado de ejemplos y gente cristiana... aún así y a pesar de todo esto a mis 16 años decidí emprender un noviazgo con una inconversa que me llevó a estar alejado de la iglesia COMPLETAMENTE (en rebeldía con mi madre): asistí a fiestas de 15 años con esta novia, no asistía nunca a la iglesia, dejé mis privilegios, etc. viví perdidamente... HASTA AQUÍ: si me hubiera visto alguién que profesa que para ser salvo se debe mostrar el señorío de Cristo hubiera dicho tajantemente que YO NO ERA CRISTIANO, que los frutos de mi vida eran el pecado en ese momento... me hubiera tachado de impío, de nunca cristiano, etc. pero hay 2 lados que quiero mostrar:

1) Mi madre: nunca dejó de orar por mi y cuando la veía llorando por mí me quebrantaba... sabía que cuando la veía orando y llorando era por mi... esto jugó un papel crucial en mi regreso... esas lágrimas me calaron profundo.

2) El Espíritu Santo: nunca dejé de sentir la reprensión del Espíritu en mi vida, cuando estaba en esa fiesta sabía que mi lugar no era ahí, cuando todos tomaban vino (yo no tomaba) me sentía fuera de lugar, cuando esta chica se ponía a escuchar mensajes del papa (Juan Pablo segundo en ese tiempo) me repugnaba lo que decía y su doctrina...

Llegó un momento (casi 1 año después) que la situación fue insostenible, me di cuenta de lo mal que estaba, de mi deplorable situación y que ese no era mi lugar... terminé esa relación y vine nuevamente a donde pertenecia: los atrios de Dios, desde ese año, nunca me he vuelto a separar de Dios, ¿donde queda todo eso de condenar a alguien por su pecado (es decir: afirmar que no es cristiano)? Cualquiera pro Salvación + Señorío hubiera dicho que yo era inconverso... SORPRESA el Espíritu Santo en mi interior me redarguia y me trajo de regreso... SORPRESA NO DEJE DE SER SALVO Y VOLVI A SER SALVO.... NUNCA DEJE DE SERLO!!! Mi pecado no fue más grande que el sacrificio de Cristo y nunca lo será, desde que volví nunca he dejado de servirle en La Alabanza, tocando el teclado, dando clases de escuela dominical, predicando, Evangelizando, lider de jóvenes, etc. pero que triste saber que algunos en ese "Señorío" me hubieran desechado... más Dios no me desecho.

Samuel: tu mismo muchas veces pusiste en este foro hace un tiempo que pasaste problemas en tu fe, cosas desagradables hacia la fe, hacia la iglesia, hacia Dios incluso, cosas que quizá por ellas algunos dijeron: no es cristiano, no muestra el señorío de Cristo, nunca fue cristiano... pero SORPRESA!!! lo que Dios tenía que decir era distinto...

Según esto de Salvación + Señorío: Pedro nunca fue cristiano proque negó a Cristo, en ese momento no mostraba el Señorío, pero SORPRESA NUEVAMENTE!!! Dios tenía preparado algo para el, de sus planes nunca salió ni fue descartado, el sabía que era hijo suyo ;)

Dejémonos de inventos, la salvación depende de Dios, es por Dios y es para Dios, no le agreguemos nada más, estar queriendo que todos muestren inmediatamente o "de la forma que nosotros pensamos" el "Señorío de Cristo" (prefiero llamarlo la guía del Espíritu).
¿De que depende que alguien "ande en el Espíritu" (muestre el fruto del Espíritu)? de la fortaleza de su relación con Dios, de su crecimiento espiritual.
¿Es igual en todos? definitivamente no... todos tenemos carácteres distintos y Dios como buena padre saber como tratar con cada uno de nosotros, por lo tanto no podemos tener una "fórmula mágica" para medir quien es cristiano y quien no, quién muestra el "señorío de Cristo" (si quieren llamarlo así) y quién no...

P.D. No hablo de Niños espirituales permanentes (para que no vayan a querer irse por ese lado).

Saludos.

:buenas:
Si deseas hacer un aporte, te invito a que leas las reglas

-Reglas del Foro
-Reglas de la sección (en la que deseas postear)
-Reglas para postear