dsfsd

El anciano apóstol Juan, disfrutaba de un descanso jugando con sus palomas favoritas. Un cazador…

—¡Señor, te bendigo porque me permitiste ser un leproso! La enfermera, extrañada, le protestó: —Pero…¿cómo…