MEMORIA

anamariarios · 328

0 Usuarios y 1 Visitante están viendo este tema.

Desconectado anamariarios

  • Moderador
  • *
    • Mensajes: 679
    • Reputation: +31/-0
    • Email
en: Lunes 24 de Oct, 2011, 17:50:16 pm
"De las misericordias de Dios haré memoria, de las alabanzas de Dios, conforme a todo lo que Dios nos ha dado y de la grandeza de sus beneficios hacia la casa de Israel, que les ha hecho según sus
misericordias y según la multitud de sus piedades." Isaías 63:7

   Tenemos muy mala memoria para las cosas buenas. Nos acordamos de las
cosas malas que nos hacen, somos duros para perdonar, tenemos
siempre presente las ofensas recibidas.
Los seres humanos tenemos la extraña capacidad de recordar durante años información que no sirve
para nada. Y tenemos la habilidad para sacarla cuando menos lo
esperan. En cada pelea, sacamos los trapitos al sol, de ofensas que
nos hicieron años atrás. Y las usamos para excusarnos por nuestros
defectos.

Hoy Isaías quiere motivarnos a tener memoria de otra cosa. Nos llama a
pensar y a recordar el amor de Dios.

Si, hoy en medio de las corridas por realizar todas las tareas del
hogar que tenés pendiente, en la tranquilidad de tus vacaciones
hasta que empiece el colegio, en medio de la presión del trabajo
cuando te piden tantas cosas al mismo tiempo, entre las hojas que te
faltan leer para el final de la semana que viene, entre el estrés de
los apuros y el cansancio de las urgencias, Isaías nos llama a
detenernos un ratito y pensar en Dios.

Para que tengamos memoria de lo mucho que Dios nos ama, de las cosas
maravillosas que hizo con nosotros. Para cantarle por lo que nos
dio. Porque su bondad no se acaba, porque su amor no se termina.
Para darle las gracias por lo bueno que es.

Tal vez hoy estés triste, porque las cosas no te salen bien. Tal vez
estas contento porque todo marcha sobre rieles. Pero tu
circunstancia no condiciona la realidad de Dios. El sigue siendo
bueno y amoroso cuando estas bien y cuando estas mal. Por eso, el
profeta nos llama a tener memoria, a acordarnos de los muchos
favores de Dios cada día.

No condiciones tu memoria a tu estado de animo. Dios no merece ese
trato. Hoy es un buen momento para detenerte y darle muchas gracias
porque te salvo, porque te cuida, porque te ama, porque te tiene
paciencia, porque sos especial para El, porque te sostiene y te
consuela, porque te escucha y te responde.

REFLEXION = Acordate de agradecer.