Comunidad 100% Cristiana

Autor Tema: AJEDREZ  (Leído 890 veces)

0 Usuarios y 1 Visitante están viendo este tema.

Desconectado anamariarios

  • Moderador
  • *
  • Mensajes: 680
  • Reputation: +31/-0
    • Email
AJEDREZ
« en: Sábado 01 de Dic, 2012, 15:48:24 pm »
"Así que sométanse a Dios. Resistan al diablo, y él huirá de ustedes." Santiago 4:7 (NVI)
Ajedrez

No soy muy experto para jugar al ajedrez. Es un juego de extrema concentración, estratégica, táctica y anticipación a los movimientos del contrario.

 Frente a semejantes exigencias para jugarlo, opté por practicar otros juegos de mesa (más sencillos). Pero a pesar de no haberlo jugado mucho, aprendí ciertos pasos que permiten llegar a un triunfo. Hay jugadas preparadas para acelerar el jaque mate.

Dios es un estratega por naturaleza. Planifica y ordena sus pensamientos para no dejar nada librado al azar. Cada movimiento que Dios hace no es caprichoso o banal. Tiene un objetivo a largo plazo, es parte de su estrategia universal.

En la lucha espiritual que tenemos a diario contra nuestro enemigo el diablo, Dios nos dejó tres pasos para lograr el éxito que demanda de nosotros.

En primer lugar nos pide que nos sometamos a Dios. Sabemos que no podemos derrotar solos a un enemigo tan poderoso, no hay fuerza humana que pueda vencerle. Pero Jesucristo ya lo derrotó en la Cruz del Calvario, gloriosa y eterna victoria de nuestro poderoso Salvador.

 Por eso Dios nos pide que nos sometamos a Él, que obedezcamos sus mandamientos, que seamos sumisos a sus consejos. ¡Porque Él ya triunfó!, buscar otro camino es buscar el fracaso.

Lo segundo que nos pide Dios es resistir. Y esta es una decisión personal. El diablo va a buscar por todos los medios que pequemos, para cortar nuestra comunión con Dios. Ese es su máximo objetivo diario.

Todas sus armas están apuntadas a esa meta: que vos peques. Por eso Dios te pide resistir. Tenés que decir que no. Mantenerte firme frente a la presión y soportar el deseo de hacer lo malo.

No estás solo en esta lucha, el Espíritu Santo te fortalece y ayuda a mantener la santidad. Su poder ilimitado está a tu disposición. Solo tenés que elegir utilizarlo.

 Para hacerlo, tenés que tomar tus dos elementos básicos: oración y lectura de la Biblia (tan simple y tan obvio que muchas veces no lo hacemos). Y entonces podrás fortalecer tu espíritu, para que tu alma resista al diablo.

El tercer paso es la victoria, el diablo huye, como huyó en el desierto luego que Jesucristo resistió la tentación. Va a volver, pero lo venciste en una batalla. Paso a paso, jugada por jugada. La victoria es tuya, Dios te la dio. Tomala.

REFLEXIÓN – Prepará tu jugada de ajedrez espiritual.

Un gran abrazo y bendiciones

Dany