pp
Registrarse
 

Dialogo Ministerial (Kittim Silva-Bermúdez)
Leído 1350 veces 0 Usuarios y 1 Visitante están viendo este tema.
Viernes 13 de Mar, 2015, 12:43:53 pm


Dialogo Ministerial

La complejidad, las exigencias y las presiones del ministerio pastoral son el tema central de muchos estudios y debates. Sin embargo, nadie mejor que un pastor que conoce las derrotas y los triunfos del ministerio. Esta es una obra inspiradora y dinámica escrita para el pastor con el propósito de esclarecer aspectos en que las dudas y la falta de instrucción apropiada han oscurecido y complicado la labor pastoral.

Enlace: https://www.mediafire.com/download/zr2d8vmwr15j9bz/Dialogo_ministerial_(Spanish_Ed_-_Kittim_Silva-Bermudez.epub

Bendiciones :buenas: :buenas:

« Última modificación: Viernes 13 de Mar, 2015, 12:46:35 pm por imagen97 »

En línea
“Muchos son los cristianos que marcan sus Biblias, pero pocos los que se dejan marcar por ella”.


Viernes 13 de Mar, 2015, 16:53:11 pm
#1
gracias imagen9999999999999999777777777777..... (Y)

En línea
Actualmente leyendo: Pastores del rebaño por Williamson.


Viernes 13 de Mar, 2015, 17:59:06 pm
#2
gracias imagen9999999999999999777777777777..... (Y)

Bendiciones Roack

En línea
“Muchos son los cristianos que marcan sus Biblias, pero pocos los que se dejan marcar por ella”.


Viernes 13 de Mar, 2015, 18:09:16 pm
#3
Gracias Imagen, una de las razones porque decidí entrar al foro fue por vuestra aportaciones.

Excelente mega libro. :elaporte:

En línea
Viviendo cada día para la Gloria de Dios.


Viernes 13 de Mar, 2015, 18:31:15 pm
#4
Gracias Imagen, una de las razones porque decidí entrar al foro fue por vuestra aportaciones.

Excelente mega libro. :elaporte:

De nada Mayster. Espero que se unan más hermanos para aportar literatura al pueblo de Dios. Bendiciones

En línea
“Muchos son los cristianos que marcan sus Biblias, pero pocos los que se dejan marcar por ella”.


Viernes 13 de Mar, 2015, 22:58:46 pm
#5
bajando, gracias mi hermano :apla: :apla:

En línea
No obstante, había en mi corazón como un fuego ardiente metido en mis huesos; traté de sufrirlo, y no pude