dsfsd

Cuatro Velas se estaban consumiendo lentamente El ambiente estaba tan silencioso que se podí­a oí­r…

—¡Señor, te bendigo porque me permitiste ser un leproso! La enfermera, extrañada, le protestó: —Pero…¿cómo…